¡Bienvenidos a Cuquina!

Dicen que los dones artísticos son cosa de la genética, pues estoy totalmente de acuerdo.

Mi abuelo Casimir amaba la pintura y le encantaba fotografiar a sus 4 hijos. Así que me veo reflejada en él, y en su sonrisa permanente.

Fijaros si es curiosa la genética que de todos sus nietos e hijos solo las mujeres hemos adquirido ese don tan apreciado, curioso ¿verdad? 😊

A los que nos gusta ilustrar, se nos desarrolla esa habilidad desde bien pequeños, o eso es, al menos, lo que me ocurrió a mí. Así que siempre tuve muy claro a lo que me quería dedicar, y más cuando las otras asignaturas no se me daban muy bien. 🙄

Crecí como una de las niñas más destacadas de la clase por hacer los mejores trabajos en la asignatura de “Plástica”. Eso me animó aún más a continuar por una carrera artística. Así que después de acabar la ESO hice el bachillerato artístico, y posteriormente, el Ciclo Formativo de Grado Superior de Ilustración. Fueron años muy bonitos, conocí a gente maravillosa y “rara” como yo, porque por si no lo sabíais nos etiquetan a veces con ese adjetivo 😂 Que ni mucho menos, a día de hoy, me parece algo negativo, sino más bien que somos ¡diferentes! 🙂 

Mientras estudiaba Ilustración en el instituto Pau Gargallo a mitad de curso tuve mi primer trabajo como ilustradora. Fue en un estudio de Badalona donde trabajaban con varias editoriales y aprendí la magnífica técnica del aerógrafo. Una técnica muy minuciosa, delicada, que requiere de mucha paciencia y apenas te podías equivocar. Aprendí muchísimo, pero poco a poco los gráficos digitales iban ganando terreno y eran los más reclamados. Así que mi aprendizaje fue ilustrar con el tan conocidísimo Photoshop. Ahora, una herramienta indispensable en mi vida ¡No podría vivir sin él! (Ahora también me pasa con el Procreate del Ipad).

Después de varios trabajos, no siempre de ilustradora, a los 25 años empecé a trabajar en el mundillo textil como diseñadora gráfica en un estudio de diseño de moda. Así llevo 11 años, ilustrando gráficos para camisetas, vestidos, etc.  trabajando para marcas como Stradivarius, Zara, Mango, Desigual, etc. Y yo que odiaba la moda… aquí me tienes cada día la quiero más 😉

Aunque lo que más me apasiona de todo es poder hacer lo que realmente me gusta, y eso lo reflejo con mi marca CUQUINA.

Abrir chat